Así llegamos al Concejo de Bogotá

Así llegamos al Concejo de Bogotá

El camino hacia el Concejo de Bogotá de Rolando González en el año 2015, comenzó a construirse desde un ámbito poco común en la política: Con los amigos.

Los amigos jugaron un papel protagónico en la aspiración al Concejo de Rolando González. Estos apoyos fueron decisivos en la pretensión del joven abogado Rolando González.

Pero la familia también fue clave. El ímpetu político del hoy Concejal, fue estimulado y respaldo por sus padres Lilian García de González y José Efraín González y su esposa Angela Puche, sin ese entorno, tal vez la historia habría sido diferente.

Fue una campaña basada en el contacto personal y con una bandera política que no admite dudas por el amor que siente por la capital: Pasión por Bogotá.

Aquéllas primeras jornadas de campaña eran interminables. Podían fácilmente culminar en las horas de la madrugada, pero comenzó a destacarse una cualidad que aún hoy conserva el Concejal Rolando González, su gran capacidad de trabajo y de escuchar a la gente.

El cansancio jamás fue una opción en la campaña y la tarea de reunirse con la comunidad, la sigue manteniendo como su filosofía en la vida pública.

Campaña cara a cara

Aunque estamos en la era dorada de las redes sociales y pese a su juventud, el hoy Concejal Rolando González, se la jugó por un contacto directo, cara a cara, con la ciudadanía bogotana.

Se enfocó en el denominado volanteo. Fueron miles de capitalinos quienes recibieron de la propia mano del Concejal, un abreviado perfil de todas las propuestas de campaña.

Un estrechón de manos y un abrazo sincero, contribuyeron a romper el hielo con la gente en diferentes puntos de la ciudad y dar a conocer mirando a los ojos, la aspiración. Y el resultado no pudo ser mejor.

El Carro de Chepe

Fue una campaña hecha a pulso. La familia y los amigos creyeron en el sueño y nadie tiró la toalla, a pesar de las dificultades propias de una elección popular, llena de todo tipo de limitaciones.

Por eso no se puede dejar pasar por alto, el Carro de Chepe, que hace alusión al viejo Mazda del papá del entonces aspirante al Concejo Rolando González.

Sin duda, el Carro de Chepe fue fundamental en toda la logística de la campaña, no obstante sus achaques mecánicos, contribuyó de forma contundente en la campaña.

Sueño cumplido

El domingo 25 de octubre de 2015, fue el día de las elecciones regionales y pasará a la historia como la fecha en la que se cumplió un sueño.

El volanteo, las rifas, los desayunos, los trasnochos, las denuncias con impacto para la ciudad como el deprimido de la calle 94 y el activismo para reducir las tarifas de los parqueaderos, fueron factores que influyeron para el posicionamiento del joven candidato.

Se consigue la credencial como uno de los 45 Concejales de Bogotá y la oportunidad para demostrar con hechos, toda la vocación de servicio que siempre ha caracterizado a Rolando González.

Aquél 25 de octubre no solo fue un triunfo político, también fue la conquista de un sueño, con mucha fe en Dios, de la mano con la familia,   amigos y que rebasó todos los obstáculos.