fbpx
nuevas-canecas-bogota-420×278

Detrimento patrimonial por más de 8 mil cestas de basura vandalizadas y robadas en Bogotá

En Bogotá hay instaladas alrededor de 80 mil cestas públicas en más de 40 mil puntos, cuya inversión fue de 42 mil millones de pesos. El Concejal Rolando González denunció que han sido hurtadas 4.084 y vandalizadas otras 3.523 en Bogotá.

De acuerdo con el cabildante, se está causando un detrimento patrimonial porque la Unidad Administrativa de Servicios Públicos -UAESP, a la fecha no ha realizado la reposición de ninguna de las cestas hurtadas o vandalizadas y tampoco tiene contemplado recursos para cumplir con este fin.

Actualmente la UAESP no cuenta con un proyecto ni con un plan financiero que permita la reposición de estas canecas incumpliendo la Resolución 720 de 2015 de la Comisión de Regulación de Agua Potable- CRA, que establece que, en caso de robo o daño ocasionado por terceros, la reposición estará a cargo del Distrito. Mientras tanto, la ciudad se queda corta en dispensadores de basura en el espacio público y los puntos de canecas robadas y vandalizadas se encuentran rodeados de desechos.

Las investigaciones adelantadas por este fenómeno son lamentables. A la fecha, solamente existe un proceso activo en la Fiscalía en el que se investiga el hurto de unas cestas en Puente Aranda, y se tiene solo una sentencia de condena a un ciudadano que se obligó a pagarle $10 millones de pesos a la UAESP por reparación.

El panorama en las localidades

El Concejal realizó un recorrido por diferentes puntos de la ciudad en donde pudo evidenciar y constatar lo reflejado en las estadísticas. Y es que el 52% de las cestas hurtadas y vandalizadas se ubicaban en Ciudad Bolívar, Bosa, Puente Aranda, Tunjuelito, Antonio Nariño, Mártires y Teusaquillo. El 27% en las localidades de Usaquén, Chapinero, Candelaria, San Cristóbal, Usme y Sumapaz.

El concejal hace un llamado a la administración distrital y a los Alcaldes Locales para que realicen campañas pedagógicas en compañía de la policía nacional y los inspectores de policía para evitar que la cifra siga aumentando.

Versión en PDF